Canadá, Reflexiones

Viviendo en el Yukon

A mediados de este año y tras haber leído “El tiempo entre costuras ” de María Dueñas me propuse visitar Marruecos para el último tercio del año. Por asares del destino y por supuesto, falta de presupuesto decidí cambiar ese viaje por las frías y nevadas tierras del Yukon, en Canadá.

A partir de Octubre y hasta Abril es la mejor temporada para visitar el Yukon y ver el espectáculo natural más anhelado por todo viajero, las Auroras Boreales.

Después de una larga travesía al subir a lo más norte del planeta por fin llegué a Whitehorse, la capital del Territorio del Yukon. Whitehorse es una ciudad con 25,085 habitantes (no es ni la tercera parte de la población en la CDMX).

¿Cómo es la vida en el norte del Planeta?

 

De todos los viajes que he hecho, el viaje al Yukon ha sido el más desafiante para mi. Crecí en la ajetreada ciudad de México entre ruido, gente y smog. En Whitehorse eso está completamente nulo. Pasar de la gran ciudad a la gran vida rural es todo reto cultural que cualquier viajero debe experimentar al menos una vez en la vida.

 

Siendo una pequeña ciudad el norte de Cánada, la vida en el Yukon es completamente diferente a la vida de cualquier ciudad. En el Yukon la gente tiene una vida rural. Viven en convivencia con los animales de las granjas, la naturaleza y el frío extremo durante el invierno.

 

La vivienda

Hidden Valley, Bed and Breakfast

Si bien en las ciudades tener un departamento con dos cuartos y un baño para cinco personas es de lo más normal. En Whitehorse las casas son amplias y con jardines grandes. Las viviendas tienen el espacio suficiente para tener mascotas. Absolutamente todas las casas están hechas de madera que se mantienen calientes durante el invierno.

 

Armonía con los animales

Es normal que las familias tengan su “ranchito” con caballos, vacas y otros animales de campo. Tener un huerto también es muy normal . En Whitehorse, la gente ama y respeta a los perros. Por supuesto no hay ningún perro callejero y la gente puede manejar con ellos sobre las piernas. Para estas personas los perros son parte de familia. Desde niños les enseñan a respetar su vida, quererlos y cuidarlos.

Alimentación

Tuve la gran fortuna de conocer a una anciana de 91 años, nativa del Yukon que a su edad Camina erguida, tiene buen pulso y sigue fuerte. ¿El secreto? Su alimentación.

Transportar comida desde las ciudades principales hasta el Yukon es complicado y costoso. No hay muchas carreteras, si hay algún accidente el paso se bloquea y no llegan los víveres. ¿Qué se hace en estos casos? Cazar. Es muy normal irse cazar o pescar al bosque.  La gente siembra sus propios vegetales y los congela por años. En las casas siempre habrá comida de reserva para el crudo invierno.

Una vida muy salvaje es perfecta para la salud. Los alimentos son orgánicos, sin hormonas ni ningún químico que dañe la salud.

 

 

 

Recreación

Yukon River

¿Recuerdan esos tiempos en los que salíamos a la calle a jugar? En Whitehorse esos juegos siguen llevándose a cabo. Escalar, remar, acampar o prender una fogata son actividades de recreación para la gente de Whitehorse. La gente disfruta y respeta la naturaleza. Entre más simple es la vida, más bonito se disfruta.

 

Dentro del bosque

Entre más al norte vayas, menos civilización y más naturaleza encontrarás. Unos paisajes inexplorados sin duda, perfectos para tus fotos de Instagram pero peligrosos si no eres un Scout. Es fácil perderse en el bosque y peor aún, que salga un oso y corras el riesgo de que te ataque. Para evitar estos problemas, los canadienses han inventado un spray que lastima los ojos de los osos en caso de que te veas amenazado por uno de ellos. O más bien, en caso de que el oso se vea amenazado por tí y su única opción sea atacarte. Al adentrarse en el bosque, es recomendable seguir tus propias huellas para que tengas forma de volver. Además de que sepas reconocer las huellas de los animales y te alejes de inmediato si es que te sientes alarmado.

Transporte

En Whitehorse no hay metro, ni metrobus, ni por supuesto UBER. Lo más recomendable para quienes quieren visitar esta ciudad, es rentar un coche, pues todos los lugares “turísticos” que por lo general son ríos, montañas o aguas termales; están retirados de la ciudad. Si hay camiones públicos, pero solo andan dentro de la ciudad y no salen de ella. Los taxis son carísimos. Mejor rentamos un coche y nos olvidamos del problema.

 

Woman empowerment

Otra cosa que me impactó fue la independencia de la gente, sobre todo de las mujeres. Las chicas del Yukon no son princesas, son verdaderas guerreras. Cargan troncos, saben de primeros auxilios, limpian la nieve e incluso aprenden a disparar y limpiar la carne de un animal cuando van de caza.

 

 

La vida salvaje en el Yukon nos enseña a sobrevivir y valorar lo que la madre tierra nos ofrece. La tranquilidad puede llegar a ser desesperante después de tres días en Whitehorse, pero después del cuarto tu mente se acostumbra a la paz del lugar.

Buscan un lugar donde convivir con la naturaleza y alejarse del ajetreo de la ciudad? Whitehorse, Yukon es el lugar.